TOP

Los viajes no siempre son perfectos: Tampico

Hace un par de meses atrás fuimos a Tampico por el trabajo de J. Yo nunca había estado ahí, razón por la que estaba un poco emocionada, además ya había leído la Wikipedia (jajaja) y estaba preparada para encontrarme con la arquitectura del centro de Tampico.

Los viajes no siempre son perfectos…

A veces puedes olvidar algo, tu vuelo puede ser cancelado (como nos paso esta vez, gracias Interjet)  o puedes enfermarte. Lo peor que puede pasar es lo segundo, que de un minuto a otro te duela algo o tengas temperatura y no puedes disfrutar el día. Bueno pues eso nos ha pasado algunas veces. Razón por la que aprendimos que cuando viajas continuamente debes de tratar de mantenerte sano, comiendo sano y también debes meter a la maleta un par de pastillas para los dolores más comunes.

Tampico no fue la excepción, J se enfermo de un momento a otro y tuvimos que hacer uso del botiquín. Por otra parte el calor y la humedad de Tampico son muy extremos, al menos los días que estuvimos ahí hizo mucho calor, pero eso no nos impidió salir a conocer el centro.

Tomamos un taxi que paso sobre la avenida sobre la que estaba el hotel (porque no hay Uber) y nos llevo hasta el centro, lo más curioso es que se detuvo en una parada y nos dijo que hasta ahí llegaba y que de regreso igual ahí podíamos tomar otro taxi.

Al bajarnos del taxi lo primero que vimos fue un edificio decorado con macetas en donde estan las oficinas del DIF de Tampico, pegado a él esta la Catedral, y al otro lado el Palacio Municipal, al centro de su Plaza de Armas esta su quiosco rosado con forma de pulpo y a unos pasos más la estatua de Pepito el Terrestre, popular por su estatura de 2.35 m.

Después caminamos hasta llegar a la Plaza de la Libertad, que esta rodeada de edificios antiguos, la mayoría con herrería estilo Nueva Orleans y estilos arquitectónicos como el art nouveau, francés, inglés, morisco-español y morisco-francés. Todos estos edificios fueron construidos durante el Porfiriato. Ahí nos detuvimos un rato a escuchar música en vivo y ver a personas bailar.

Antes del anochecer regresamos caminando a la parada de taxis para regresar al hotel. Como este viaje fue solo de 2 días y además fue de trabajo, no pudimos hacer muchas cosas,  desayunábamos en el buffet del hotel y la comida en el restaurant El Itacate, donde todo sabía delicioso.

La verdad es que Tampico me sorprendió mucho por su arquitectura y por sus calles tan limpias, aunque eso sí, cada media cuadra había un bote de basura.

 

Comentarios

R

R

Nos conocimos hace más de 10 años a través de Internet. Nos casamos y hemos vivido juntos muchas experiencias, desde compras acertadas y equivocadas de electrodomésticos, gadgets, cremas, ropa, etcétera; hasta un par de viajes de los cuales tenemos varias historias para contar. Síguenos en Facebook e Instagram

«

»

Tu comentario: